Category Archives: FW Labs

Home / Archive by category "FW Labs"

Review: Capturadora portátil Live Gamer Portable 2 Plus [FW Labs]

Entre la comunidad de gente que captura video de sus consolas para crear y producir contenido, probablemente ya estén familiarizados con la capturadora Live Gamer Portable, una solución portátil lanzada por Avermedia hace ya un buen tiempo atrás. La principal característica de esa tarjeta era la portabilidad: se trata de un gadget que se alimenta por USB y no necesita de un computador, ya que las capturas se almacenan directamente en una SD.

Esa versión original de la LGP funcionaba bien, pero tenía algunas limitaciones principalmente en los formatos de video que permitía registrar sin PC. En el modo portátil sin PC, las capturas estaban limitadas a 30 cuadros por segundo. Mientras que en el modo PC, los 60 cuadros por segundo llegaban a una resolución máxima de 1280×720 pixeles, lo que claramente se queda corto respecto a los estándares actuales.

Sin embargo, Avermedia eliminó esas limitaciones con la Live Gamer Portable 2, capturadora que se lanzó a la venta en 2016. Y ahora, en 2017, llega la Live Gamer Portable 2 Plus, que a diferencia del modelo anterior permite hacer “pass through” de video al televisor a resoluciones 4K.

Es importante mencionar, eso sí, que la LGP 2 Plus no permite capturar video a 4K sino que simplemente la reproduce en el televisor a esa resolución. Y esto es importante en el caso de quienes tengan un computador o consola con salida a 4K ya que con el modelo 2016 de la tarjeta, la resolución se limitaba por defecto a 1080p de salida. Con la nueva tarjeta, aquello deja de ser un problema.

Pero la LGP 2 Plus tiene además otros avances en cuanto a los formatos de captura y principalmente que ahora, al usar en modo portátil, el video se almacena a 1080p y 60 cuadros por segundo. Estos formatos son además configurables desde RECentral (el software propietario de Avermedia) que permite ajustar el bitrate al que se guardan los videos.

Así se ve el nuevo Call of Duty WWII capturado en modo sin PC a 60 cuadros por segundo:

Otra de las notables (y cómodas) mejoras de esta versión es el tercer modo que permite pasar los videos desde la microSD directo al PC sin tener que sacar la tarjeta de memoria. Al poner el switch en esa posición, el computador la detecta como una unidad de almacenamiento externo; además, como el soporte para memoria es microSD y no SD, se elimina también la necesidad de un adaptador extra.

Además, la LGP 2 Plus cuenta con una entrada de audio a la que se le puede conectar un micrófono (idealmente, un headset con entrada TRRS) para así agregar comentarios de voz a los videos. Esa entrada tiene su control de volumen independiente y además el archivo de voz se puede almacenar de forma separada, lo cual es útil para, por ejemplo, hacer ajustes independientes de volumen o ecualización a la grabación.

RECentral también se renueva

Junto a la LGP 2 Plus llegó RECentral 4, una nueva versión del software de Avermedia que ahora incluye funciones de estudio, similar a lo que ya ofrecen OBS o Xsplit. RECentral 4 está al medio de esas dos aplicaciones: su usabilidad sigue siendo simplificada pero definitivamente la interfaz es mucho más amigable que la de OBS. Además, ahora se puede hacer streaming directo desde el software a servicios como YouTube o Twitch sin tener que darse una vuelta extra enviando el feed de video a OBS.

El único “pero” del nuevo RECentral 4 son sus requerimientos técnicos, bastante superiores a los de las versiones antiguas del software: se recomienda un procesador i7 de tercera generación para que tanto el programa como las capturas se puedan realizar sin problemas. Y solo en Windows: actualmente, RECentral 4 no corre (aún) en OS X. Eso sí, lo bueno es que ahora OBS Studio en ambos sistemas operativos detecta la tarjeta de forma directa, por lo que se puede transmitir o capturar video igualmente sin utilizar el software propio de Avermedia.

De todas formas, y sin lugar a dudas, RECentral 4 representa un buen salto respecto a las versiones más antiguas de RECentral, cuyas funciones estaban limitadas solo a la captura de video y muy poco más.

Todo lo descrito anteriormente es “lo que puede hacer la LGP 2 Plus”, pero la pregunta en realidad es “¿y cómo funciona en la práctica?”.

La respuesta a eso es solo una: todo es muy sencillo y los resultados son óptimos. Los videos, en cualquier formato de grabación, quedan con excelente calidad (siempre considerando que se trata de una capturadora portátil). El control de volumen de la entrada de audio es un agregado importante y sobre todo, útil ya sea para grabar videos o para transmitir en vivo con voz agregada.

La Live Gamer Portable 2 Plus es realmente un gran salto respecto a la edición original, que si bien funcionaba como debía, se quedaba muy justa en la mayoría de sus funciones.

Ahora, también es interesante valorar el producto respecto a su precio. La LGP 2 Plus cuesta USD $200, lo que asoma como correcto para lo que la tarjeta permite hacer. Es cierto: el siguiente paso será capturar video a 4K y también hay que considerar que ya hay tarjetas que lo hacen, pero esas tarjetas están en otro rango de precios y no siempre orientadas a los videojuegos en el sentido de “grabar mientras se transmite a una pantalla”.

Quizás la única gran limitación de esta tarjeta es que la salida de video no es HDR, sin importar la resolución a la que se juegue. Por ende, he tenido de desconectarla en mis sesiones con títulos que tengan esta tecnología. Pero más allá de eso, la Live Gamer Portable 2 Plus es una de las mejores estaciones de captura portátiles que hay en el mercado. Porque la función principal -capturar video- es más que aceptable, pero son su portabilidad y su precio lo que la convierten en un gadget con un valor agregado muy interesante.

The post Review: Capturadora portátil Live Gamer Portable 2 Plus [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

Fitbit Ionic, el primer smartwatch de Fitbit [FW Labs]

La última vez que usé un reloj inteligente mi experiencia no fue la óptima. Primero, porque tengo poca costumbre de usar un reloj; ya hace mucho tiempo había dejado atrás la práctica de usar algo en la muñeca. Y segundo, porque para cuestiones de productividad, sentí que los relojes inteligentes tradicionales, se quedaban cortos.

Por lo anterior, que Fitbit quisiera atreverse con un smartwatch era algo extraño. Y es que, si el segmento ya está cubierto con marcas como Samsung, LG, Garmin o Apple, ¿qué puede poner sobre la mesa una marca que se dedica principalmente al terreno del rendimiento físico?

La respuesta a eso la tiene el Fitbit Ionic, el primer smartwatch de Fitbit.

De entrada, para entender lo que propone Fitbit hay que olvidarse del resto de competidores. El Ionic no es tanto un reloj inteligente como tal, sino una evolución de las pulseras que ya conocemos pero con más funciones o, en el “peor” de los casos, con las mismas de antes pero entregadas con mayor detalle.

Especificaciones técnicas

  • Pantalla: 1.47 pulgadas, 348 x 250 pixeles de resolución
  • Almacenamiento: 2.5 GB
  • Sensores: GPS, altímetro, acelerómetro, monitor de ritmo cardíaco
  • Sistema operativo: Fitbit OS
  • Conectividad: Bluetooth, Wi-Fi, NFC
  • Peso: 49 gramos

Sobrio y cómodo

El Ionic en fotos parece más tosco de lo que realmente es; en la práctica, es un smartwatch de buen tamaño, levemente más grande que el Apple Watch (y más “cuadrado”). No es para nada un reloj pesado, sino al contrario: apenas 49 gramos de peso con la banda más grande puesta, un par de gramos menos con la banda más pequeña.

Esto es importante porque se trata de un reloj para hacer deporte. Y lo comprobé fácilmente jugando partidos de fútbol con el reloj puesto (a riesgo de golpear a alguien “por accidente” o caer sobre el aparato, pero había que hacerlo), una actividad bastante más riesgosa que el trote habitual. Y el reloj no molesta en la muñeca ni tampoco pesa. No es un elemento distractor en ningún momento y ninguno de mis rivales reclamó por su presencia.

El Ionic idealmente también se tendría que usar al dormir, cosa que la mayoría de la gente no hace con reloj ya que lo común es dejarlo sobre el velador. Quizás ese es el uso práctico que más dudas que me causó en un principio, pero después de varios días ya ni pensé en sacarme el reloj al acostarme y menos todavía luego de revisar las mediciones de sueño, bastante precisas en general.

El primer reloj de Ionic es visualmente sobrio. Lo normal es que la gente lo vea y pase como un reloj digital común, ya que no tiene nada ostentoso hasta que se enciende la pantalla (lógico). Personalmente me gusta como se ve en la muñeca y considerando las opciones de color de las bandas, Fitbit demuestra que sus años de experiencia diseñando objetos de muñeca no han sido en vano.

Lo importante: el funcionamiento

El Fitbit Ionic parte de la base de lo mismo que ya realizan los otros productos que la firma tiene en el mercado. Pero basta solo darse un par de vueltas por la interfaz y la aplicación de Fitbit en el teléfono para notar las diferencias evidentes, comenzando por el uso de diferentes aplicaciones que se pueden instalar en el reloj.

Las aplicaciones de registro biométrico y ejercicio físico en general funcionan bien y solo tengo algunas dudas con la forma en que el reloj mide los pasos al caminar. Pero me gusta que cada cierta hora me avise cuantos pasos me faltan para mi meta del día y si ya los completé, también hay una mini pantalla de celebración que me felicita. En conjunto con la aplicación Runkeeper, supe exactamente cuánto había corrido en un partido de fútbol tal como muestra la captura siguiente:

También se exactamente cuantas horas duermo y si hay cambios (o no) en el ritmo cardiaco durante las horas de sueño. Incluso, puedo indicarle al Ionic sobre el consumo de calorías diario para una mejor medición del gasto calórico en general.

La aplicación de ejercicios que viene preinstalada cuenta con un set de rutinas predeterminadas que se utilizan dependiendo del tipo de actividad. Correr no es lo mismo que nadar (el Ionic es resistente al agua) o andar en bicicleta y para ello el GPS incorporado es vital, amén de que no es necesario estar con el teléfono conectado todo el tiempo; los datos simplemente se almacenan de forma local y luego, al sincronizar con el smartphone, se almacenan en la cuenta de Fitbit para posterior consulta.

El Ionic es lo suficientemente autónomo como para no tener que salir a hacer ejercicio con un celular (a diferencia, por ejemplo, de la mucho más básica correa Charge 2). Y eso incluye el entretenimiento musical ya que hay 2.5 GB disponibles para almacenar canciones, que se traspasan desde un computador a través de la aplicación de escritorio de Fitbit.

Aquí hay un detalle importante que destacar y es que toda la comunicación se realiza a través de Wi-Fi, lo que hace el proceso un poco engorroso y lento. El Ionic tiene bluetooth incorporado, pero se usa para conectar un set de audífonos o bien para comunicarse con el smartphone; para el traslado de archivos, es Wi-Fi o nada.

El Ionic resuelve un gran problema que ningún otro smartwatch ha logrado hasta ahora y eso es hacer que la batería dure más de dos días. Ilustres competidores como el Apple Watch o el LG Watch Style llegan con suerte a los dos días mientras que el Ionic puede pasar hasta cuatro o cinco días sin necesitar recarga (siempre que el GPS se mantenga desactivado). ¿Recuerdan al Pebble, ese reloj cuya carga duraba aproximadamente lo mismo? Fitbit compró Pebble hace algún tiempo, por lo que tal vez eso lo explique todo.

Aún así, hay un par de detalles en el Ionic que lo ponen, al menos por ahora, un paso atrás de sus competidores. Uno de ellos está en la forma en que se interactúa con el reloj más allá de las actividades físicas normales. Por ejemplo: al estar en sincronización constante con el teléfono van mostrándose en la pantalla notificaciones varias, especialmente de aplicaciones de mensajería. Sin embargo, “mostrándose” es la palabra clave: no hay forma de interactuar con ellas o responder siquiera con algún monosílabo. Los mensajes aparecen en pantalla y se leen sin mayor problema, pero si se desea responder hay que ir obligatoriamente al teléfono.

Y el otro detalle importante está en la falta de aplicaciones de terceros.

Actualmente hay un puñado de ellas que vienen preinstaladas y que giran alrededor del ejercicio físico, del clima y una aplicación para pagos que no está disponible en esta región todavía. Más allá de eso, no hay mucho que instalarse al Ionic y actualmente la esperanza está puesta en que las compañías que tienen presencia en el resto de smartwatches también quieran estar en el Ionic.

Lo anterior redondea, a grandes rasgos, lo que es el Ionic de Fitbit a día de hoy: un reloj inteligente con un enfoque llamativo y diferente al del resto, pero cuyo potencial aún no es aprovechado del todo.

En todo lo que es registro de actividad física, el Ionic funciona de excelente forma. En dos semanas he aprendido más sobre la importancia del sueño que nunca antes en mi vida y de hecho me puse como meta dormir un poco más, sobre todo durante los días de trabajo. He visto también como el calor puede impactar el rendimiento físico de un futbolista amateur. Gracias a las metas de ejercicio diario estoy más pendiente de ponerme de pie cada cierto rato y dar un par de vueltas. En ese sentido, el objetivo de un aparato como este se cumple.

Conclusión: Potencial no explotado

El Ionic es un gadget de muy buena construcción. La pantalla es clara, parece bien resistente a los rayones (jugando fútbol me caí un par de veces y cero evidencia de daño) y la parte táctil es de buena calidad, respondiendo a lo que uno le pide sin mayores problemas. Además, es cómodo de usar en general.

Los problemas del Ionic están principalmente en el funcionamiento del sistema operativo, que aún requiere trabajo en lo que son actualizaciones y sincronizaciones con el teléfono. A veces, al cambiar de skin el Ionic se reinicia sin motivo. La configuración inicial tardó más de lo normal debido a un problema de sincronización con Bluetooth y tuve que “olvidar” todos los dispositivos conectados al teléfono antes de poderlo hacer funcionar. Y una vuelta por los foros de Fitbit muestra que estos problemas no son exactamente aislados.

Con todo lo anterior, la tarea de Fitbit está en trabajar el Ionic como plataforma para que sea algo más que un excelente tracker de actividad física. La base la tienen: como pieza de hardware el producto es sólido, tiene un diseño sobrio y elementos como la duración de la batería o el sensor cardíaco están por encima de la media de un reloj similar. Lo que le falta al Ionic va más por el lado del software como plataforma y ahí Fitbit tiene todavía algo de trabajo por delante.

Lo bueno

  • La duración de batería
  • El registro de actividad física en general es muy detallado

Lo malo

  • No permite responder notificaciones
  • La falta de aplicaciones de terceros

El Fitbit Ionic cuesta USD $300 en Estados Unidos.

The post Fitbit Ionic, el primer smartwatch de Fitbit [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

SNES Classic Edition: El inmortal legado de los 16-bits [FW Labs]

El año pasado Nintendo nos dio a todos la NES Classic Edition, un adorable juguete con forma de NES en miniatura que además permitía jugar 30 selectos juegos en la comodidad de un emulador. Aquello funcionó a la perfección: la mini consola se agotó rápidamente, revelando que el público está ávido de nostalgia y más todavía si esta viene de Nintendo.

Aún así, en ese entonces muchos pensaron que si tan solo Nintendo hiciera lo mismo pero con una SNES, la jugada sería maestra. Entonces, un año después, Nintendo viene y repite con su consola de 16-bits: llega la Super Nintendo Classic Edition, la SNES Mini.

Al igual que en su momento lo hiciera el hardware original, la SNES Mini es una notable evolución de su antecesora.

Como la NES Mini, pero con Super Poder

La SNES Mini replica de forma exacta lo que fue la NES Mini en cuanto a lo que viene en la caja, con la diferencia obvia de la parte externa y de que ahora se incluyen dos controles y no hay una versión “single player” del paquete.

Respecto al hardware, ya sabíamos de antemano que se trata de la misma placa que hay debajo de la NES Mini. Eso abre la puerta para usos “no oficiales” que ya estaban disponibles en la NES Mini, aunque la decisión es lógica considerando la potencia que necesita para correr estos juegos sin problema.

¿Cuáles son esos juegos? Nintendo ha elegido 21 títulos para la SNES Classic, todos exitosos en su momento a excepción de uno que se completó en 1995 y que nunca se editó hasta ahora: Star Fox 2.

  • Contra III: The Alien Wars
  • Donkey Kong Country
  • EarthBound
  • Final Fantasy III
  • F-ZERO
  • Kirby Super Star
  • Kirby’s Dream Course
  • The Legend of Zelda: A Link to the Past
  • Mega Man X
  • Secret of Mana
  • Star Fox
  • Star Fox 2
  • Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting
  • Super Castlevania IV
  • Super Ghouls ’n Ghosts
  • Super Mario Kart
  • Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars
  • Super Mario World
  • Super Metroid
  • Super Punch-Out!!
  • Yoshi’s Island

La lista es una excelente selección de plataformas, disparos, aventuras, RPG y carreras. Y si bien inevitable es entrar en la discusión sobre “qué faltó” (pregunta que hicimos en su momento), una cosa es muy clara: lo que Nintendo incluye en la SNES Mini en cuanto a catálogo es lo mejor de lo mejor.

Emulando juegos en 2017

Lógicamente, los juegos corren sobre un emulador y aquello era lo que más curiosidad generó antes de su lanzamiento. Porque muchos juegos de la SNES se basaron en hardware extra agregado a los cartuchos (los famosos “chips”) que expandían las funciones de la consola, al punto de que muchos juegos no hubiera funcionado sin esa ayuda. Ejemplo de esto son ambos Star Fox y Yoshi’s Island, basados en el chip Super FX que nunca tuvo emulación oficial por parte de Nintendo en plataformas como la Consola Virtual de Wii o Wii U.

Afortunadamente, las dudas que podían haber respecto a la emulación se esfumaron al ver esos juegos en la SNES Mini: todos corren muy bien. La emulación no es perfecta (recomiendo el análisis de Digital Foundry que detalla muy bien las diferencias respecto al hardware original) pero para la casi totalidad de usuarios, esto no será jamás un problema. No hay input lag en los juegos y el sonido -uno de los puntos quizás más complejos de la Super Nintendo- es una reproducción muy fiel del original.

Nintendo agregó a la SNES Mini una función extra en el menú, que es la de rebobinar los juegos y que se suma a los puntos de guardado que ya venían en la NES Mini. No se trata de un agregado trascendental y de hecho lo he usado muy poco en mi recorrido superficial por el catálogo, pero en ciertos juegos más de alguien lo agradecerá.

En cuanto a la presentación de los juegos, se mantienen los formatos de la NES Mini: Pixel Perfect (representación de la imagen con pixeles perfectamente cuadrados), 4:3 (se estira levemente la imagen para darle la proporción 4:3 de los televisores de la época) y Filtro CRT, que simula las lineas horizontales de una pantalla antigua.

Ese último filtro está, en mi opinión, muy mejorado respecto a la NES Classic; en esa consola aparece un levemente molesto efecto de flickering cuando en el movimiento horizontal y que en juegos con Super Mario Bros. 3 es bastante notorio. En cambio, en la SNES Mini el filtro es más sutil y menos agresivo; a mi gusto, las falsas scanlines que atraviesan la pantalla sirven muy bien para suavizar la imagen en un panel LED.

Por último, ahora se agregan además unos marcos que sirven para adornar el espacio negro sobrante de la pantalla que lucen bastante bien. Son varios modelos para elegir y me da la sensación de que todos los juegos tienen uno que encaja muy bien con su temática. Excelente detalle.

Los juegos, el peak de una era

Pero lo que realmente hace destacar a la SNES y a esta versión miniatura que se acaba de estrenar son los juegos: los 16-bits representan el peak de una era y honestamente, creo que no se comete un pecado al decir que los juegos de la NES en 8-bits eran buenos a la vez que versiones rudimentarias de géneros que en la SNES y los 16-bits terminaron por explotar. La NES sentó las bases, pero sus límites técnicos eran evidentes incluso para la época y por eso nos encontramos con títulos y franquicias que no fue hasta la siguiente generación que presentaron su forma definitiva.

¿Cómo no sentirse en su momento maravillado con la variedad de un shooter tan sencillo como Contra III, que tomó lo que había sido Contra en NES y lo llevó a un siguiente nivel? ¿Cómo no reconocer en Mario Kart la base para un juego tan exitoso que sigue vigente hasta el día de hoy? ¿Cómo no deleitarse con la excelente conversión casera de un coloso de los arcades como Street Fighter II? ¿Y cómo no sentirse estar más allá de los 16-bits con los gráficos de Donkey Kong Country o Yoshi’s Island?

Los juegos de Super Nintendo levantaron el estándar que conocíamos y muchos de los que hay en la SNES Mini trascienden hasta hoy. Y eso marca la diferencia respecto a la NES Classic Edition del año pasado: títulos como A Link to the Past, Mario Kart, Secret of Mana o Earthbound hoy se siguen jugando a la perfección, no se sienten añejos y tienen el mejor “envejecimiento digital” que se ha visto en la historia de los videojuegos.

La SNES Mini: El inmortal legado de los 16-bits

¿Qué se le puede criticar a la Super Nintendo Classic Edition? Tal vez que la emulación no es 100% perfecta, pero aquello no va a molestar a nadie excepto a los más puristas de la época que con toda seguridad tienen una SNES original y no se tendrían por qué preocupar de lo que ofrece esta edición. O tal vez se podría criticar a Nintendo por el precio (sobre todo en Latinoamérica), pero considerando la selección de juegos y el precio equivalente a comprar los cartuchos originales, el valor tampoco está tan mal.

Lo importante de un aparato como este (y aplica también a la NES Mini) es lo que representa, sobre todo en una industria poco dada a conservar y mantener su legado. En este caso, el verdadero valor está en los juegos, en lo que los desarrolladores lograron escribiendo código para la Super Nintendo y dejando un legado invaluable que, como pocas consolas del pasado, 25 años después sigue tan vigente como nunca. La prueba irrefutable son estos 21 elegidos de la SNES Classic Edition.

The post SNES Classic Edition: El inmortal legado de los 16-bits [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

Review Acer Predator 15 [FW Labs]

Tener una portátil para trabajar y jugar siempre ha sido la opción ideal para muchos de nosotros, lamentablemente son pocos los fabricantes que lanzan equipos con la capacidad suficiente para disfrutar los juegos de generación actual a un nivel de detalle que supere lo que ofrecen las consolas de sobremesa.

En días pasados tuve oportunidad de probar el Acer Predator 15, un notebook con lo necesario para jugar mi biblioteca de Steam a todo detalle en resolución Full HD (1920 x 1080 pixeles) y de paso trabajar sin contratiempos con programas de edición gráfica.

Esta portátil forma parte de la serie Predator enfocada a los gamers, pero bien puede ser utilizada por aquellos que se dedican a la creación de contenido gracias a sus especificaciones que incluyen procesador Core i7 de séptima generación, 16 GB de RAM, tarjeta de video GeForce GTX 1060 y pantalla de 15 pulgadas Full HD.

Especificaciones Acer Predator 15

  • Pantalla: LED de 15.6 pulgadas con resolución máxima de 1920 x 1080 pixeles y tecnología G-SYNC
  • Procesador: Intel Core i7-7700HQ a 2.80 GHz (Turbo a 3,80 GHz)
  • RAM: 16 GB de memoria RAM DDR4
  • GPU: NVIDIA GeForce GTX 1060 de 6 GB GDDR5
  • Almacenamiento: SSD 128 GB + HDD 1 TB (7200 RPM)
  • Batería: Litio-ion de 8 celdas (6000 mAh) de 3 horas
  • Puertos: USB 3.0 (4), USB 3.1 Tipo C (1, Thunderbolt), USB 2.0 (5), Ethernet (1), HDMI (1)
  • Conectividad: WLAN 802.11 a/c, Bluetooth 4.1, Gigabit Ethernet
  • Sistema Operativo: Windows 10 Home

Diseño

La Acer Predator 15 es un equipo robusto no solo en cuestiones técnicas, sino también en tamaño. A diferencia del ASUS ROG Strix que analizamos hace poco, el notebook de Acer cae en la categoría de laptop para gamer que consiste en equipos con diseño de nave espacial y poco portátiles debido a su peso y dimensiones.

El chasis tiene una cobertura de goma en la parte superior que la vuelve resistente a las molestas huellas dactilares. Al abrirlo encontramos un teclado completo con luces LED configurables. Las teclas WASD y las flechas direccionales cuentan con un borde rojo, aunque no con una textura adicional como vemos en algunos teclados externos.

En la parte superior del teclado vemos un enorme botón de encendido y cinco teclas que se pueden ajustar por medio de la aplicación Predator Sense. La configuración por defecto incluye ajustes al ventilador, activación de diversos modos (película, juego, etc) o la posibilidad de desactivar las “teclas pegajosas”.

Se pueden configurar más de 20 macros por medio de una tecla adicional que las organiza por diversos colores LED.

La aplicación Predator Sense también permite cambiar la configuración de colores en 4 secciones. Si te gustan los teclados coloridos podrás crear un popurrí de LEDs como te venga en gana ya que cuentas con una amplia paleta de colores para elegir.

En términos de funcionalidad, el teclado se siente agradable al tacto. El diseño chiclet es cómodo para escribir y la presencia de un panel numérico se agradece. Algo que me dejó muy complacido es el trackpad y sus botones que responden a la perfección.

No soy una persona que guste usar del trackpad y menos en un portátil para gamer, pero con la Predator 15 me acoplé tan bien que en múltiples ocasiones lo utilicé para trabajar.

Lo negativo del diseño tiene que ver con el tamaño del equipo. Si, los portátiles para gamers siempre han tenido la mala fama de ser pesados y con una carcasa que parece sacada de una película de ciencia ficción, sin embargo en esta generación hemos visto una tendencia a ofrecer diseños más elegantes y esbeltos. Prueba de ello: la ASUS ROG Strix, la MSI Stealth o la Razer Blade.

La Predator 15 pesa 3.7 kg y tiene un espesor de 3.8 centímetros en su parte más robusta (que es el ventilador trasero). A esto tenemos que agregar un grande y pesado conector AC que deberás llevar contigo ya que la batería de este computador asegura apenas 3 horas de funcionamiento. Este es un punto negativo, ya que el tamaño de este componente es casi similar al de un Xbox One de primera generación.

Rendimiento

Antes de cualquier otra cosa, revisemos los benchmarks que realizamos a esta portátil.

Benchmarks Predator 15

La Acer Predator 15 es un equipo para jugar, sin embargo las laptops para gamers tienden a ser la elección de muchos creadores de contenido que prefieren tener un equipo que les sirva tanto para editar video o gráficos en 3D, como para jugar luego de una jornada de trabajo. En este terreno la portátil de Acer cumple y muy bien.

Durante las dos semanas que la tuve no experimenté ninguna ralentización en mi jornada de trabajo que durante las mañanas consiste en utilizar decenas de pestañas en el navegador, aplicaciones de mensajería como Skype o Telegram, suite ofimática y un cliente de correo. Por las tardes la use para trabajo en renders con 3DS Max y V-Ray, que ya cuenta con una actualización que saca provecho del CPU y GPU.

En los juegos la Predator ofrece más de 60 cuadros por segundo en títulos de última generación ejecutándose a detalle alto. La resolución máxima de la pantalla es de 1920 x 1080 pixeles por lo que no tendrás problema en mantener el conteo estable, aunque si quieres conectarla a una pantalla 4K tendrás que hacer ajustes para poder correrlos a 30 cuadros por segundo

Los cuatro juegos que probamos fueron Battlefield 1, The Witcher 3, Hitman y Forza Motorsport 6 Apex, todos en su configuración más alta.

Battlefield 1

El caso de Battlefield 1 siempre llama la atención. El juego ha resultado estar tan bien optimizado que se ejecuta a un buen conteo de cuadros con un procesador Intel de segunda generación y una GeForce GTX 1050 Ti. En nuestro caso superamos los 100 cuadros en varios escenarios con bajones a 70-80 cuando había exceso de partículas o personajes en pantalla.

The Witcher 3

Con The Witcher 3 el conteo de cuadros por segundo se mantuvo entre 70 y 80 con detalle al máximo y deshabilitando la opción HairWorks de NVIDIA. Si decides que el cabello de Geralt y los personajes es esencial, al activarlo tendrás una pérdida considerable llegando a los 40-45 cuadros.

Hitman

Hitman es otro caso interesante. Al igual que Rise of the Tomb Raider, este juego resulta ser demandante y prueba de ello es que a detalle máximo hay zonas en las que el conteo de cuadros baja a 40. En promedio la jugabilidad se mantiene ligeramente por arriba de los 60 cuadros incluso en escenarios con múltiples elementos en pantalla.

Forza Motorsport 6: Apex

Por último probamos Forza Motorsport 6 Apex, la versión del popular juego de carreras para Windows 10. Este juego requiere ajustes más a fondo al nivel de detalle ya que los menús son a prueba de tontos (o de gente que no le gusta configurar) y ajusta todo por medio de una modalidad inteligente. Al liberar la tasa de cuadros y ajustar todo al máximo obtuvimos más de 100 fps en la mayoría de pistas y 95-98 en los escenarios con lluvia.

La Predator 15 cuenta con una pantalla de 60 Hz, algo que podría sonar poco atractivo tomando en cuenta que algunas portátiles ofrecen frecuencias más altas. Lo bueno de este dispositivo es que cuenta con G-SYNC, la tecnología de NVIDIA que ayuda a eliminar el tearing. La presencia de esta tecnología es un punto a favor para la portátil de Acer.

En términos de software, Acer incluye el Predator Sense que cuenta con tres modos de velocidad que ajustan la frecuencia del CPU y GPU. Otra aplicación llamada Acer Care se encarga de que los drivers se encuentren actualizados y todo funcione sin problema. Se agradece que la Predator 15 no venga cargada de tanto bloatware como ocurre con portátiles de otros fabricantes.

Por último tenemos que hablar de la batería. Es un computador para jugar por lo que no esperes mucho en este campo. En nuestra prueba lo más que obtuvimos fueron 3 horas con 18 minutos sin tenerla en una actividad demandante (como jugar). Para ver una película o trabajar por un momento sin levantarse del sofá funciona. Para el resto dependerás del enorme cargador.

En resumen: Buen rendimiento, dimensiones monstruosas

Durante años siempre consideré a los portátiles para gamer como equipos conectados al escritorio con la ventaja de sacarlos a la calle de vez en cuando, pero esta percepción cambió con la llegada de los modelos ultradelgados de Razer, MSI o Asus. Si a esto sumamos que NVIDIA recientemente anunció una nueva tecnología que permite implementar GPUs tan poderosos como una GTX 1080 en un chasis casi de ultrabook, el tamaño de la Predator 15 se me hace exagerado.

La portátil de Acer cumple y me ha dejado satisfecho en términos de rendimiento. La GPU es suficiente para ejecutar los juegos a todo detalle y la pantalla de 15 pulgadas con G-SYNC es más que perfecta, sobre todo con ese recubrimiento antireflejos. El procesador Core i7 se aprovecha bien en creación de contenido y mientras no veamos notebooks con Ryzen, Intel seguirá reinando.

Los casi 4 kilogramos de peso que se suman al enorme cargador provocan que no te den ganas de meterla al backpack para llevarla a todos lados. Por este detalle es que no nos termina por convencer, pero si no tienes inconveniente entonces podrá ser tuya si decides desembolsar MXN $39,990 (USD $2235), un precio ligeramente superior a la Asus ROG Strix.

The post Review Acer Predator 15 [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

Review Ring Video Doorbell [FW Labs]

Para que el Internet de las Cosas agarrara vuelo, se sabía que faltaba tiempo, que algunos tecnologías no estaban lo suficientemente pulidas para hacer su debut real.

La mitad parecía muy inútil y la otra mitad no funcionaba bien. Este es mi primer aparato de casa inteligente que no me produce rabia ni angustia.

Jamás pensé que la satisfacción llegaría en forma de timbre, porque a la larga, eso es lo que es el Ring, un timbre con cámara pero que en vez de conectarse con cables, va por Wi-Fi.

¿Y para qué lo quiero? Sucede que el sistema de la casa sigue funcionando, pero ahora con el plus de poder contestar el timbre desde Madagascar si me da la gana, si tengo acceso a internet, claro, y que sea medianamente estable porque hablamos de video en vivo.

Lo entretenido es que todo queda guardado en la nube de Ring y puedes descargar los videos posteriormente si quieres. Gracias a eso es que les traigo un material imperdible (?)

El paquete viene bien presentado y con todas las herramientas necesarias para la instalación, ya sea en madera, muro, estuco, etc.

Lo único malo es que es casi un hecho que debes tener un mínimo conocimiento en, bueno, instalar cosas, y claro, tener un taladro. Demonios, no sé dónde está mi taladro.

Yo, cuando descubro que necesito un taladro.

Una vez conseguida la herramienta, el resto es bastante simple y Ring lo explica con videos que hasta un mono con la cabeza golpeada pueda entenderlos, lo cual es excelente, porque ese es mi nivel instalando cosas.

Sí, tuve que instalar el timbre encima de mi timbre antiguo, porque si lo removía quedaba un socavón en la pared aún más feo que mi nuevo doble timbre. Lo importante es que dentro de la casa todo sigue sonando y ahora además tengo video en el celular.

Puedes configurar el equipo para que detecte movimiento, con distintas sensibilidades y distancias, lo cual puede ser muy útil como alerta silenciosa.

El gran problema es que de mi portón a la vereda hay un espacio tan mínimo que la caminata de alguien hace que salte mi celular. Esa función, al menos para mí quedará en el olvido. Quizás a otros les sirva.

De noche se ve bastante claro y sí, podríamos decir que “ve en la oscuridad”, aunque para eso, lógicamente, baja a prácticamente blanco y negro.

En un momento pensé que de día tendría problemas, sobretodo cuando el sol se pone directo sobre el lente, pero no, no se quema la imagen y aún se puede ver con claridad.

Lo más entretenido en todo caso es la vista en vivo. Sin que nadie lo sepa y desde cualquier lugar puedes ver qué está pasando. Para mí, un maniático del control, eso es fantástico.

El Ring Video Doorbell puede funcionar cableado, como en mi caso o con batería interna que dura entre 6 meses y un año, según el uso que le des y se carga por micro USB.

Es una herramienta realmente fantástica y un pedazo del Internet de las Cosas que me da seguridad y no angustia. Su funcionamiento es muy correcto bajo las condiciones adecuadas.

Si puedo ver algunos problemas potenciales, estos serían que en países como los de nosotros es más probable que te lo roben, aunque igual está bien asegurado a la pared. La compañía promete reemplazos si esto llegara a pasar, pero la molestia estaría igual.

Lo otro es que son solo 30 días gratis de servicio de video en la nube, después tiene un precio de 3 dólares al mes o 30 dólares al año. No es mucho, sí, pero siento que debería estar incluido, sobretodo por su precio sugerido de USD $179.

En Chile lo puedes encontrar a CLP $189.990 en PC Factory.

The post Review Ring Video Doorbell [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

About Guardian

All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined an chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined Lorem Ipsum as their default model text, and a search for web sites.